Ediciones >> Volumen 21, Nº 73

EDICION ESPECIAL / SPECIAL ISSUE,
Noviembre 2014
ISSN 1666-0706

 

ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN

¿El tamaño de partículas de injertos óseos
en senos maxilares, tiene efectos diferenciales sobre la estabilidad de los implantes?

Does the particle size of bone grafts in maxillary sinuses have differential effects on the stability of the implants?

 

Autores:
Martin Cassini(1), Héctor José Villavicencio(2), María Constanza Ibañez (3), Juaneda María Agustina (4) y Juan Carlos Ibañez (5)


(1) Odontólogo. Práctica privada, Río Cuarto, Córdoba, Argentina.
(2) Doctor en Ciencias Biológicas. Subdirector del Dpto. Biología. Profesor JTP Ecología I-II. Facultad de Ciencias Exactas Físicas y Naturales, Universidad Nacional de San Juan, Argentina.
(3) Odontóloga. Docente de la Carrera de Especialización en Implantología Oral de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Córdoba y el Círculo Odontológico de Córdoba.
(4) Odontóloga. Docente de la Carrera de Especialización en Implantología Oral de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Córdoba y el Círculo Odontológico de Córdoba.
(5) Doctor en Odontología. Director de la Carrera de Especialización en Implantología Oral de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Córdoba y el Círculo Odontológico de Córdoba.

Correspondencia e-mail: martincassini@hotmail.com.ar / dribanez@ibaimplantes.com

 

RESUMEN

Introducción: La elevación de piso de seno maxilar por medio de injertos óseos es un procedimiento predecible y frecuente para el tratamiento del reborde alveolar superior atrófico. El material de injerto debe poseer propiedades mecánicas y biológicas que promuevan la osteoconducción y una buena estabilidad de los implantes colocados en dicho injerto.
Objetivo: Evaluar el efecto del tamaño de las partículas (pequeñas 0,25-1 mm, o grandes 1-2 mm) de hidroxiapatita natural macroporosa de origen bovino, usadas en procedimientos de relleno de seno maxilar humano, sobre el coeficiente de estabilidad de los implantes (ISQ) que se coloquen en el injerto, obtenido a través del Análisis de Frecuencia de Resonancia.
Material y Métodos: Se midió el coeficiente de estabilidad de 30 implantes colocados en 15 pacientes (8 varones y 7 mujeres) tratados con procedimientos de relleno de seno maxilar, usando como material de injerto hidroxiapatita natural macroporosa de origen bovino (Bio-Oss®) de partículas grandes o de partículas pequeñas (11 y 7 respectivamente). Las mediciones se realizaron en el momento de la cirugía de colocación de los implantes a través de análisis de frecuencia de resonancia. El periodo de cicatrización de las elevaciones de seno maxilar fue de 8 a 9 meses. Los datos fueron analizados con estadística no paramétrica.
Resultados: No se detectaron diferencias significativas en los valores de ISQ de los implantes colocados en senos rellenados con partículas pequeñas o grandes (P< 0,05). Los valores de desvío estándar de RFA fueron numéricamente mayores en partículas grandes (±13,46 ISQ) que en las pequeñas (± 5,23 ISQ).
Conclusión: Dentro de las limitaciones de este estudio realizado en senos maxilares humanos, se concluye que el diferente tamaño de las partículas de hidroxiapatita natural macroporosa de origen bovino utilizadas para realizar el injerto no tiene un efecto diferencial en los valores de ISQ de los implantes dentales colocados en los senos tratados.
Palabras claves: Análisis de frecuencia de resonancia, ISQ, Bio-Oss, levantamiento de seno maxilar.


ABSTRACT

Introduction: The sinus lifting floor using bone grafts is a predictable procedure for the treatment of the atrophic posterior maxilla. The graft material must possess mechanical and biological properties which promote osteoconduction and a good stability of the implants.
Purpose: The purpose of this study was to evaluate the effect of anorganic bovine xenograft natural macroporous hydroxyapatite particle´s size (small 0.25-1 mm or large 1-2 mm) for human maxillary sinus lifting on implant stability quotient using Resonance Frequency Analysis (RFA).
Material and Methods: The stability quotient of 30 implants placed in 15 patients (8 males and 7 females) treated with sinus lifting procedures, using as anorganic bovine xenograft (Bio-Oss®) material ‘s large or small particles (11 and 7 respectively) was measured. The measurements were made at the time of surgery implant placement through resonance frequency analysis. The healing time for the lifting procedure was 8 to 9 month. Data was analyzed using non-parametric statistics.
Results: No significant differences in ISQ values of implants placed in sinus filled with small or large particles (P< 0.05) were detected. Standard deviation values ​​of RFA were higher in large particles (±13.46 ISQ) than in small ones (±5.23 ISQ).
Conclusion: Within the limitations of this study performed in human maxillary sinuses, it was concluded that the anorganic bovine xenograft particle´s size (0.25 -1mm or 1-2 mm) did not produce different effect in the RFA values of the implants placed.
Keywords: resonance frequency analysis, ISQ, anorganic bovine xenograft, maxillary sinus lifting.

INTRODUCCIÓN

El hueso es un tejido dinámico en constante formación y reabsorción; este proceso de remodelado permite la renovación de un 5% a un 15% del hueso total al año en condiciones normales 1, 2. Anatómicamente, las zonas de premolares y molares son las zonas afectadas por la pérdida de altura del piso de seno maxilar. Esta aproximación de piso de seno maxilar a los procesos alveolares tiene un índice de frecuencia del 52%, según V. Nimigean et al3. Algunos autores indican que el segundo molar es el diente más próximo al piso sinusal, siguiéndole en importancia el primer molar, tercer molar, segundo premolar y primer premolar 4.La zona posterior del maxilar pierde volumen más rápido que cualquier otra región; la pérdida de dientes da como resultado una rápida modificación del nivel óseo en sentido horizontal y vertical, debido a la falta de estimulación del ligamento periodontal, dando como resultado un gran neumatización del seno maxilar. En unos meses, la base del seno tiende a expandirse hacia abajo haciendo que la altura de la cresta alveolar sea más corta.5
Se ha demostrado a través de diversos estudios, la posibilidad de aumentar la altura del reborde residual a través del relleno del seno maxilar, utilizando diferentes tipos de injertos6-16. Uno de los primeros reportes de la elevación de la membrana sinusal data de finales de los años 6012. En 1976, Tatum describió un procedimiento utilizando una técnica llamada Cadwell-Luc modificada para tener acceso al seno maxilar e injertarlo con hueso sintético. En 1980, Boyne y James corroboraron esta técnica, pero utilizando hueso de la cresta ilíaca12. La técnica de la ventana lateral es la elegida y una de las más usadas para el acceso al seno maxilar 15,16. Esta implica una sinusotomía maxilar intraoral elevando el revestimiento mucoperióstico y la membrana de Schneider hacia arriba, de esta manera se ingresa al seno, el cual es rellenado con el injerto; luego, se posiciona el colgajo y se sutura.
La formación ósea inducida por biomateriales refleja principalmente una modificación en el microambiente celular2.Los injertos óseos son los únicos que tienen la particularidad de inducir de manera natural el proceso de regeneración ósea, que ocurre a partir de tres mecanismos básicos2, 17: a- Osteogénesis: depende exclusivamente de la supervivencia de las células trasplantadas, principalmente de los preosteoblastos y osteoblastos. Se origina principalmente en hueso esponjoso, debido a su rápida revascularización, que puede ser completa a las 2 semanas, mientras que en el cortical puede llevar varios meses, b- Osteoinducción: se inicia por medio de la transformación de células mesenquimales indiferenciadas perivasculares de la zona receptora a células osteoformadoras en presencia de moléculas reguladoras del metabolismo óseo. Dentro de estas moléculas cabe destacar el grupo de las proteínas morfogenéticas, pero también se encuentran otra serie de proteínas implicadas en el metabolismo óseo, como son el PDGF16, 17, FGF18, 19, IGF20, 21, 22, 23, 24, 25, EGF26, 27, TGF14, 15 y VEGF15. La fuente de estas proteínas son los injertos autólogos, el plasma rico en factores de crecimiento y las proteínas morfogenéticas obtenidas mediante técnicas de ingeniería genética. La proteína morfogenética, que se deriva de la matriz mineral del injerto, es reabsorbida por los osteoclastos y actúa como mediador de la osteoinducción; esta y otras proteínas deben ser removidas antes del inicio de esta fase, que comienza 2 semanas después de la cirugía y alcanza un pico entre las 6 semanas y los 6 meses, para decrecer progresivamente después. c- Osteoconducción: es un proceso lento y prolongado, donde el injerto tiene la función de esqueleto. Este tipo de curación predomina sobre todo en los injertos corticales, donde el injerto es progresivamente colonizado por vasos sanguíneos y células osteoprogenitoras de la zona receptora, que van lentamente reabsorbiéndolo y depositando nuevo hueso.
Los injertos óseos tienen una función mecánica y biológica. Las propiedades mecánicas dependen del tamaño, la forma y tipo de injerto utilizado2, 17,18. Los materiales osteoconductivos deben tener una porosidad que permita la vascularización y provea un área de adherencia a las células osteogénicas. Además, los compuestos deben ser no inmunogénicos y el hueso debe tener una capacidad alta de adherencia a los mismos 18. En la interfase injerto óseo-huésped existe una compleja relación donde múltiples factores intervienen, como son la vascularización del injerto, técnicas de conservación, factores locales, factores sistémicos y propiedades (dependen del tipo tamaño y forma del injerto)2, 17,18. La relación entre las propiedades mecánicas, el tamaño de las partículas de los materiales y su incidencia en el proceso de regeneración han sido explorados en modelos animales como lo muestra el estudio de Jensen y col. 11.
Uno de materiales osteoconductivos más documentado y utilizado para realizar rellenos óseos, es la hidroxiapatita natural macroporosa de origen bovino, Bio-Oss® (Geistlich Pharma Wolhusen Suiza)2,6, 10.11. Para la producción del mismo se elimina el andamio orgánico de hueso bovino y se deja microtúneles intercristalinos y microcapilares entre los cristales de apatita. La matriz mineral restante es similar a la del hueso humano, en términos de composición química, morfología y ultraestructura 19. Sus propiedades osteoconductivas permiten una regeneración eficaz y predecible, convirtiéndose en una parte integral de la estructura del hueso recién formado y preservando el volumen a largo plazo 20- 23. Se encuentra disponible en diversas presentaciones. En relación a Bio- Oss ® Partículas, estas pueden ser pequeñas (0.25- 1mm) y grandes (1-2mm) (Figura 1a. y 1b). Según las indicaciones de los fabricantes, las primeras serían especialmente útiles para defectos pequeños, y las segundas para grandes regeneraciones óseas. Así, se ha especulado que las partículas grandes utilizadas para procedimientos de elevación de piso de seno maxilar podrían dejar espacios más grandes para el crecimiento vascular, que es esencial para la formación de hueso en situaciones de aumento de volumen. Por lo tanto, las partículas grandes han sido recomendadas para los procedimientos de relleno de seno maxilar. Sin embargo, no hay datos científicos que lo confirmen 11.
Se ha estudiado que el tamaño de las partículas del injerto podría tener efectos sobre la osteoconductividad ósea y el resultado final del mismo. Para algunos autores, aún no hay un consenso en la literatura sobre qué tamaño de partículas es el más adecuado para la sustitución ósea 9. Sin embargo, otros autores mostraron que no habría diferencia estadística entre los diversos tamaños de partículas de los injertos y el porcentaje de contacto implante-hueso (BIC). 11
Una de las maneras posibles de evaluar el efecto del tamaño de las partículas en el resultado final del injerto podría ser midiendo la estabilidad primaria lograda en los implantes colocados en dicho injerto, ya que como se ha mencionado anteriormente, el material de injerto debe poseer propiedades mecánicas y biológicas que promuevan la osteoconducción y una buena estabilidad de los implantes colocados en dicho injerto.
La estabilidad primaria se define como la resistencia y rigidez de la unión hueso implante antes de producirse la oseointegración. Se considera una necesidad mecánica para evitar el micromovimiento inicial en la interfase hueso-implante. La misma va a depender de tres factores: el diseño del implante, el procedimiento quirúrgico utilizado y de la densidad y dureza del hueso. 24
Una de las técnicas para medir la estabilidad de los implantes es el Análisis de Frecuencia Resonancia (RFA) 24- 27, por medio del aparato Osstell ISQ (Integration Diagnostics, Goteborg, Sweden) (Figura 2), donde la estabilidad del implante es medida usando el instrumento junto con un dispositivo inalámbrico SmartPeg atornillado al implante 24. Así, la interface implante hueso es medida por la frecuencia de resonancia como una reacción a oscilaciones ejercida sobre el contacto implante/hueso, donde la unidad de medida es registrada como coeficiente de estabilidad del implante (Implant Stability Quotient - ISQ) 25. El mismo se muestra en una escala de 1 a 100; y cuanto mayor sea el valor, mayor será la estabilidad del implante. Esta es una herramienta de diagnóstico no invasiva para detectar la estabilidad de los implantes dentales durante las fases de cicatrización y en el subsiguiente seguimiento de mantenimiento tras el tratamiento 26, 27.
Estudios de investigación como los de Haw Ming y col. demostraron que el RFA guarda una íntima relación con la calidad ósea, siendo hasta cuatro veces mayor en hueso tipo 1 en comparación al hueso tipo 4.27
No se han encontrado reportes sobre el efecto del tamaño de las partículas de injerto óseo en senos maxilares en humanos, en términos de la estabilidad inicial de los implantes.
El presente estudio clínico es un reporte exploratorio que tiene como objetivo principal evaluar el efecto del tamaño de las partículas (pequeñas 0,25-1 mm o grandes 1-2 mm) de la hidroxiapatita natural macroporosa de origen bovino, usadas en procedimientos de relleno de seno maxilar humano, sobre el coeficiente de estabilidad de los implantes medido con análisis de frecuencia de resonancia. Así, también pretende:
• Determinar el ISQ de los implantes colocados en relleno de seno maxilar con partículas pequeñas en injerto de seno maxilar.
• Determinar el ISQ de los implantes colocados en relleno de seno maxilar con partículas grandes en injerto de seno maxilar.
• Determinar el efecto del tamaño de las partículas en los valores de ISQ en relación a la longitud y forma de los implantes, y sexo de los pacientes.

MATERIAL Y MÉTODOS

Diseño Experimental
Se midió el coeficiente de estabilidad de 30 implantes colocados en 15 pacientes (8 varones y 7 mujeres), tratados con procedimientos de relleno de seno maxilar, usando como material de injerto una hidroxiapatita natural macroporosa de origen bovino (Bio-Oss® Geistlich Pharma Wolhusen Suiza) de partículas grandes o de partículas pequeñas (11 y 7 respectivamente). Las mediciones se realizaron en el momento de la cirugía de colocación de los implantes, a través de análisis de frecuencia de resonancia, luego de 8-9 meses de cicatrización del injerto previo.
Las cirugías se llevaron a cabo entre febrero de 2011 y diciembre de 2013 y fueron realizadas por los alumnos de la Carrera de Especialización en Implantología Oral, en el establecimiento del Círculo Odontológico de Córdoba, Argentina. Por lo cual cada paciente fue atendido por distinto operador, aunque instruido bajo el mismo protocolo. En la Tabla 1 se muestran los datos individualizados de las cirugías realizadas. El estudio se llevó a cabo de acuerdo a las pautas éticas internacionales para la investigación y experimentación biomédica en seres humanos (Declaración de Helsinki 2008).
A todos los pacientes se les confeccionó una historia clínica completa, montaje en articulador de los modelos de estudios, estudios radiográficos (panorámicas, periapicales y tomografías computarizadas cone-bean). Además, se evaluó el estado general con análisis clínicos de rutina, coagulogramas y análisis específicos del metabolismo óseo. Criterios de inclusión
Se incluyeron en este estudio todos los implantes colocados en pacientes clínicamente sanos, que presentaban neumatización de seno maxilar que requerían cirugía de levantamiento de seno maxilar con inserción diferida de los implantes, y con una altura de piso de seno inferior a 4 mm (medición tomada con el software de Kodak Dental Imaging).

Criterios de exclusión
Quedaron excluidos de este estudio todos aquellos implantes colocados en hueso nativo o en cirugías de levantamiento de piso de seno maxilar con colocación simultanea de los implantes. Medicación indicada
A cada paciente se le indicó medicación antibiótica profiláctica, con Cefixima 400 mg (dosis diaria) desde el día anterior a la cirugía hasta completar 15 días posquirúrgicos. Enjuagues con clorhexidina al 0,12% (Plac-out ®) durante un minuto desde la noche anterior a la cirugía y luego, durante 15 días dos veces por día. Flurbiprofeno 100 mg una hora antes de la cirugía, continuando con un comprimido cada 8 horas durante 3 días y luego cada paciente reguló la toma según necesidad. Como medicación sedativa indicó Alprazolam 0,5 mg un comprimido desde la noche anterior a la cirugía y un comprimido una hora antes de la cirugía. También se indicó Dexalergin® gotas (dexametasona- neomicina- clorfenamina- nafazolina) para mantener permeables la vías aéreas; y se indicó en la primera semana dos gotas en la narina del lado operado cada 8 horas y en la segunda semana, una gota cada 8 horas del lado operado. Biomateriales de elección
Se utilizó como material de injerto hueso hidroxiapatita natural macroporosa de origen bovino Bio-Oss® (Geistlich Pharma, Wolhusen, Suiza) de partículas pequeñas (0,25-1 mm) o grandes (1-2 mm).
Para el cierre de la ventana ósea se utilizó una membrana de colágeno de ganado porcino Bio-Gide® (Geistlich Pharma, Wolhusen, Suiza). Técnica quirúrgica
A todos los pacientes se les realizó la asepsia intraoral con enjuagues de clorhexidina al 0,12 % durante un minuto, y extraoral con Merthiolate® incoloro. Se realizó anestesia local infiltrativa de los nervios dentarios medios, dentarios posteriores y palatino anterior con clorhidrato de carticaína 40 mg (Totalcaína forte®).
La técnica quirúrgica aplicada para todos los casos fue la de Cadwell-Luc modificada. Se realizaron incisiones con hoja de bisturí número 15 c sobre el reborde y dos incisiones liberadoras en mesial y distal; y se decoló los colgajos de espesor total. Se realizó la osteotomía de la pared lateral del seno maxilar en forma elíptica con Ultrasurgery Woodkeper®. La disección de la membrana de Schneider se practicó con instrumental romo de mayor o menor angulación según la situación clínica.
En relación al manejo del material de injerto, la hidroxiapatita natural macroporosa de origen bovino partículas fue depositada en capsulas de Petri y levemente hidratada con sangre recolectada de la misma cirugía para facilitar así la manipulación. Luego, el injerto fue compactado con espátulas en la cavidad sinusal.
La ventana lateral se cerró con membranas de colágeno Bio-Gide® para prevenir y evitar la migración de células del tejido conectivo no osteogénico. Finalmente, se realizó la reposición del colgajo y sutura a puntos separados con sutura 4 ceros de monofilamento.
Las indicaciones posoperatorias fueron evitar la descarga nasal, fuentes de calor y actividad física por dos semanas. Los controles se realizaron a las 48 y 72 horas, a los 15 y 30 días.
En todos los casos se esperó entre 8 a 9 meses de cicatrización del injerto para realizar la cirugía colocación de los implantes. Para la planificación quirúrgica, la selección del diámetro y largo de los implantes se solicitaron estudios tomográficos cone-bean.
La técnica quirúrgica utilizada para la colocación de los implantes fue según el protocolo descripto por el fabricante. Análisis de frecuencia de resonancia
Inmediatamente a la colocación de los implantes se realizó análisis de frecuencia de resonancia (RFA) con el dispositivo Osstell ISQ® (Osstell Tm, Integration Diagnosis AB, Goteberg, Sweden) para medir el coeficiente de estabilidad de los implantes (ISQ). Análisis estadístico de los datos
Las variables fueron tratadas con estadísticos descriptivos como medias varianzas y desvíos estándar. Para determinar si las variables en el estudio distribuyen normal se realizó la prueba de Shapiro-Wilks modificado. Como la variable RFA no distribuye normal (W=0,82; n=30 p= 0,0003), se utilizó una prueba de distribución libre (no paramétrica) para inferencia basada en dos muestras de Mann Whitney con la finalidad de determinar si hay efecto significativo del tamaño de partícula del biomaterial utilizado en el valor de RFA. Para el análisis de los valores de RFA discriminados según tamaño de partícula (pequeñas y grandes) y largo de implantes (cortos y largos), se utilizó un análisis de la varianza no paramétrico de Kruscal-Wallis.
Para la realización de las pruebas estadísticas se trabajó con el programa Statistical versión 7.0 y se consultó a Sokal y Rohlf28 de estadística paramétrica, Siegel29 de estadística no paramétrica. El nivel de significación para todas las pruebas estadísticas realizadas fue de α=0,05. RESULTADOS Los valores de RFA presentaron valores medios similares, pero presentaron diferencias en los valores de desviación estándar (Tabla 2).
No se detectó diferencia estadísticas significativas en los valores de RFA de los implantes colocados en senos tratados con distintos tamaños de partículas (Mann Whitney, U= 139,50, P= 0,4938, n= 30 (Gráfico 1).
Cuando se analizó el efecto del tamaño de las partículas en los valores de RFA en relación a la longitud de los implantes (Grupo A: 8.5 mm y 10 mm y Grupo B: 11.5 mm y 13 mm), no hubo diferencias estadísticamente significativas (H=1,08, p=0,77; N=30) (Gráfico 2).
Por otro lado, cuando se analizó el efecto del tamaño de las partículas en los valores de RFA en relación a la forma del implante (cónicos y cilíndricos), no se obtuvieron diferencias estadísticamente significativas (Análisis de la varianza no paramétrico Kruscal Wallis, H=6,40 P=0,092) (Gráfico 3).
Por último, cuando se estudió efecto del tamaño de las partículas en los valores de RFA en relación al sexo, tampoco se observaron diferencias estadísticamente significativas (Análisis de la varianza no paramétrico Kruscal Wallis, H=4,47 P=0,212) (Gráfico 4).


DISCUSIÓN

El presente estudio evaluó la influencia del tamaño de las partículas de hidroxiapatita natural macroporosa de origen bovino en el coeficiente de estabilidad de los implantes colocados en senos maxilares humanos. Dentro de las limitaciones del estudio, no se encontraron diferencias estadísticas significativas en los valores de RFA de los implantes colocados en senos maxilares tratados con partículas de diferente tamaño. Resultados similares han sido obtenidos por Jensen y col. 11, en una investigación en cerdos (Tabla 3). Estos autores evaluaron el RFA de los implantes colocados en senos maxilares injertados con el mismo biomaterial utilizado en el presente estudio, en dos tiempos diferentes (6 y 12 semanas). Los resultados sugirieron que los tamaños de partículas pequeñas no generarían condiciones mecánicas superiores estadísticamente diferentes al de las partículas grandes. Sin embargo, las partículas grandes presentan valores medios del 2,26% superior a las partículas chicas.
Es interesante destacar que en el presente trabajo, las variaciones observadas en los valores de RFA mostraron comportamientos más homogéneos en las partículas pequeñas (Tabla 3). Resultados similares son obtenidos por Jensen y col. 11 para la semana 12. Esto sugiere que las partículas pequeñas generarían condiciones mecánicas que promueven una osteoconducción más estable. Esto podría deberse a que según muestran algunos autores, a medida que disminuye el tamaño de las partículas, la superficie de contacto aumenta, mientras que la presencia de factores de crecimiento se podría esperar que aumente correspondientemente. 11
Los implantes colocados en senos tratados con partículas pequeñas presentaron siempre valores de RFA más altos de la estabilidad de los implantes, mientras que las partículas grandes presentaron algunos valores de ISQ (25, 43, 57) menores para la estabilidad de los mismos, aunque las diferencias no fueron estadísticamente significativas.
En cuanto al efecto del tamaño de partículas sobre los valores ISQ en relación a la longitud de los implantes, no se encontró en la literatura ningún un trabajo acerca de análisis de frecuencia de resonancia sobe implantes colocados en injertos maxilares que discrimine el tamaño de las partículas colocadas. Sin embargo, en un estudio que realizaron Boranat y colaboradores 30 sobre 133 implantes, encontraron coeficientes de estabilidad superiores en implantes de longitudes cortas. En el presente trabajo los resultados coincidieron con lo encontrado por Horwit y col.31, en que no hay diferencia significativa entre la longitud del implante y el RFA.
Con respecto al efecto del tamaño de las partículas en los valores de RFA en relación al sexo, Östman y col.32 en un estudio sobre 902 implantes encontraron mayor estabilidad de los implantes en varones que en mujeres, mientras que en este trabajo se obtuvieron valores marginalmente más altos también en varones, pero sin diferencias estadísticamente significativas. Sin embargo, el trabajo de Östman no correlaciona RFA y tamaño de partículas de los injertos.
Por último, el análisis estadístico que se realizó sobre el efecto del tamaño de las partículas sobre los valores de RFA en relación a la forma del implante (cónicos, cilíndricos), no arrojó diferencias estadísticas significativas coincidiendo con lo estudiado por Östman y col. 32 . Sin embargo, como ya se ha mencionado, este trabajo tampoco tiene en cuenta en cuenta implantes colocados en senos maxilares con materiales de injerto con diferente el tamaño de la partículas.


CONCLUSIÓN

Dentro de las limitaciones de este estudio realizado en senos maxilares humanos, se concluye que el diferente tamaño de las partículas de hidroxiapatita natural macroporosa de origen bovino utilizadas para realizar el injerto no tiene un efecto diferencial en los valores de ISQ de los implantes dentales colocados en los senos tratados tras 8 a 9 meses de cicatrización.

Nota de los autores
“Hemos tenido pleno acceso a todos los datos de este estudio y nos hacemos totalmente responsables de la integridad de los datos y de la exactitud del análisis de los mismos”.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1) Fernández-Tresguerres-Hernández-Gil I, Alobera-Gracia MA, del-Canto-Pingarrón M, Blanco-Jerez L. Physiological bases of bone regeneration I. Histology and physiology of bone tissue. Med Oral Patol Oral Cir Bucal. 2006 Jan 1; 11(1):E47-51.
2) Tortolini P, Rubio S. Diferentes Alternativas de Rellenos Óseos Av. Periodon Implantol. 2012; 24, 3: 133-138.
3) Nimigean V1, Nimigean VR, Măru N, Sălăvăstru DI, Bădiţă D, Tuculină MJ. The maxillary sinus floor in the oral implantology. Rom J Morphol Embryol. 2008; 49(4):485-9.
4) Delgadillo Ávila J. Crecimiento y Desarrollo del Seno Maxilar y su Relación con las Raíces Dentarias. kiru vol. II N° 1-2005
5) Hieu PD, Chung JH, Yim SB, Hong KS. A radiographical study on the changes in height of grafting materials after sinus lift: a comparison between two types of xenogenic materials. J Periodontal Implant Sci. 2010 Feb; 40(1):25-32. Epub 2010 Feb 28.
6) Handschel J , Simonowska M, Naujoks C, Depprich RA, Ommerborn MA, Meyer U, Kübler NR. A histomorphometric meta-analysis of sinus elevation with various grafting materials. Head Face Med. 2009 Jun 11; 5:12.
7) Ho SK, Peel SA, Hu ZM, Sandor GK, Clokie CM. Augmentation of the maxillary sinus: comparison of bioimplants containing bone morphogenetic protein and autogenous bone in a rabbit model. J Can Dent Assoc. 2010; 76:a108.
8) Camargo Filho GP, Corrêa L, Costa C, Pannuti CM, Schmelzeisen R. Comparative study of two autogenous graft techniques using piezosurgery for sinus lifting. Acta Cir Bras. 2010 Dec; 25(6):485-9
9) Carvalho AL, Faria PE, Grisi MF, Souza SL, Taba MJ, Palioto DB, Novaes AB, Fraga AF, Ozyegin LS, Oktar FN, Salata LA. Effects of granule size on the osteoconductivity of bovine and synthetic hydroxyapatite: a histologic and histometric study in dogs. J Oral Implantol. 2007; 33(5):267-76.
10) Jensen T, Schou S, Stavropoulos A, Terheyden H, Holmstrup P. Maxillary sinus floor augmentation with Bio-Oss or Bio-Oss mixed with autogenous bone as graft: a systematic review. Clin Oral Implants Res. 2012 Mar; 23(3):263-73. Epub 2011 Mar 28.
11) Jensen SS, Aaboe M, Janner SF, Saulacic N, Bornstein MM, Bosshardt DD, Buser D. Influence of Particle Size of Deproteinized Bovine Bone Mineral on New Bone Formation and Implant Stability after Simultaneous Sinus Floor Elevation: A Histomorphometric Study in Minipigs. Clin Implant Dent Relat Res. 2013 Jun 23
12) Neria Maguey R, Flores Sánchez I. Bilateral Maxillary Sinus Lift Using Bone Grafts and Platelet-Rich Plasma, with the Simultaneous and Late Placement of Endosteal Implants: Case Report. Revista Odontológica Mexicana. 2010; 14, (3):185-192.
13) Muñoz Corcuera M, Trullenque Eriksson A. Comparación Entre Distintos Sustitutos Óseos Utilizados Para Procedimientos De Elevación De Seno Maxilar Previo a La Colocación De Implantes Dentales. Av Periodon Implantol. 2008; 20, 3: 155-164.
14) Chiapasco M1, Zaniboni M, Rimondini L. Dental implants placed in grafted maxillary sinuses: a retrospective analysis of clinical outcome according to the initial clinical situation and a proposal of defect classification. Clin Oral Implants Res. 2008 Apr; 19(4):416-28. Epub 2008 Feb 11.
15) Sorní MI, Guarinós J, García O, Peñarrocha M. Implant rehabilitation of the atrophic upper jaw: a review of the literature since 1999. Med  Oral Patol Oral Cir Bucal. 2005 Apr 1; 10 Suppl 1:E45-56.
16) Herrero M, Picón M,  Almeida F,  Trujillo L, Núñez J, Prieto A . 382 Elevaciones de seno con técnica de ventana lateral y uso de biomaterial de Relleno. Rev Esp Cir Oral Maxilofac. 2011; 33(3):109–113.
17) Soto Góngora S, Texis González M. Injertos óseos: Una alternativa efectiva y actual para la reconstrucción del complejo cráneo-facial. Rev Cubana Estomatol [revista en la Internet]. 2005 Abr [citado 2014 mayo 26] 42(1): Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-75072005000100005&lng=es.
18) Zárate-Kalfópulos B, Reyes-Sánchez A. Bone grafts in orthopedic surgery. Cir Cir. 2006 May-Jun;74(3):217-22.
19) Maiorana C, Beretta M, Battista Grossi G, Santoro F, Scott Herford A, Nagursky H, Cicciù M. Histomorphometric evaluation of anorganic bovine bone coverage to reduce autogenous grafts resorption: preliminary results. Open Dent J. 2011 Apr 25; 5:71-8.
20) Maiorana C, Beretta M, Salina S, Santoro F. Reduction of autogenous bone graft resorption by means of bio-oss coverage: a prospective study. Int J Periodontics Restorative Dent. 2005 Feb; 25(1):19-25.
21) Traini T, Valentini P, Lezzi G, Piattelli A. A histologic and histomorphometric evaluation of anorganic bovine bone retrieved 9 years after a sinus augmentation procedure. J Periodontol. 2007 May; 78(5):955-61.
22) Galindo-Moreno P, Hernández-Cortés P, Mesa F, Carranza N, Juodzbalys G, Aguilar M, O’Valle F. Slow resorption of anorganic bovine bone by osteoclasts in maxillary sinus augmentation. Clin Implant Dent Relat Res 2013; 15(6): 858-66.
23) Geistlich-Bio-Oss.com [internet]. Geistlich Pharma North America. GPNA.Bio-OssBrochure2014GP (1).pdf. Disponible en: http://www.geistlich-pharma.com/dental/bone-substitutes/bio-oss/product-range/
24) Herrero-Climent M, Santos-García R, Jaramillo-Santos R, Romero-Ruiz MM, Fernández-Palacin A, Lázaro-Calvo P, Bullón P, Ríos-Santos JV. Assessment of Osstell ISQ’s reliability for implant stability measurement: a cross-sectional clinical study. Med Oral Patol Oral Cir Bucal. 2013 Nov 1; 18(6):e877-82.
25) Meredith N, Alleyne D, Cawley P. Quantitative determination of stability of the implant- tissue interface using resonance frequency analysis. Clin Oral Impl Res; 1996, 7: 261-267.
27) Huang HM, Lee SY, Yeh CY, Lin CT. Resonance frequency assessment of dental implant stability with various bone qualities: a numerical approach. Clin Oral Implants Res. 2002 Feb; 13(1):65-74.
28) Sokal, R.R. & F. J. Rohlf. 1999. Introducción A La Bioestadística. Editorial Reverté, s. a. 363 pp.
29) Siegel, s.1980. Estadística No Paramétrica. Editorial Trillas. 343 pp. .
30) Boronat A, Peñarrocha Diago M, Martínez Cortissoz O, Mínguez Martínez I. Estudio del análisis de frecuencia de resonancia tras la colocación de 133 implantes dentales. Med Oral Patol Oral Cir Bucal v.11 n.3 Madrid mayo-jun. 2006.
31) Horwitz J, Zuabi O, Peled M. Resonance frequency analysis in immediate loading of dental implants. Refuat Hapeh Vehashinayim. 2003 Jul; 20(3):80-8, 104.
32) Östman PO, Hellman M, Wendelhag I, Sennerby L. Resonance frequency analysis measurements of implants at placement surgery. Int J Prosthodont. 2006 Jan-Feb; 19(1):77-83; discussion 84.



Recibido: 10/06/2014 – Aceptado: 17/11/2014 4